FEDERACIÓN DE ASOC. VECINALES AL-ZAHARA Asociaciones Córdoba Córdoba
FEDERACIÓN DE ASOC. VECINALES AL-ZAHARA Asociaciones Córdoba Córdoba
FEDERACIÓN DE ASOC. VECINALES AL-ZAHARA Asociaciones Córdoba Córdoba

Sani Ladan: “No hay valla o muro que contenga el sueño y la esperanza”

Sobre el 2018 que se despide estos días ha sobrevolado un ruido incesante que ha estado durante décadas presente en la sociedad pero relegado casi a la anécdota

02/01/2019

 y que, concretamente desde el pasado verano, por el empuje de determinadas fuerzas políticas y medios de comunicación, se ha querido convertir en categoría. ¿De qué hablamos cuando hablamos de inmigración? Un país decente, con unos medios de comunicación decentes, jamás le darían un micrófono al líder de un partido que utiliza, en pleno siglo XXI, el apelativo “negrero” como descalificación.

Este 2018 que se va, sin embargo, lo hace asumiendo con asombrosa naturalidad que el líder de un partido que se arroga el constitucionalismo defina como “negrero” un barco en el que viajan 310 personas. 310 seres humanos rescatados en el Mediterráneo que tienen mucho en común con el protagonista de la última entrevista del año en CORDÓPOLIS, el activista y mediador cultural Sani Ladan. Como ellos, Ladan ha tenido que asumir con naturalidad que reduzcan su existencia a un adjetivo, “inmigrante”, que le ha acompañado en decenas de titulares de medios de comunicación de las últimas semanas.

Estudiante de Relaciones Internacionales y vicepresidente de la Asociación Elín, la voz de Ladan ha sido un bálsamo contra quienes usan la palabra “negrero” gracias a un vídeo viralque recoge parte del discurso que dio en el Parlamento Europeo en octubre y que explica, negro sobre blanco, de qué hablamos cuando hablamos de inmigración. Su vinculación con Podemos como candidato por Córdoba a las futuras elecciones, fracasada finalmente por la Ley de Extranjería que también le impide votar en los comicios, le ha puesto en el disparadero mediático, aunque ha optado por no regalar su voz a quienes solo buscaban alimentar el ruido.
Una mañana de navidad, junto a la Mezquita-Catedral, Sani Mohamed Ladan se sienta en una terraza y habla de esperanza. Y la esperanza que describe tiene la forma de un joven africano que toma conciencia de sí mismo, que aprende de dónde viene y que determina dónde ha de llegar. Y ese viaje interior tiene varias paradas, como él bien sabe. Sani Ladan (Duala, Camerún, 1995) está a 5.200 kilómetros de su hogar cuando comienza esta entrevista.

PREGUNTA. Lo primero, quizá hasta lo más básico, sea preguntar por tu nombre. ¿Eres Sani Ladan o Sani Mohammed?
RESPUESTA. Fíjate, cuando llegué a España los agentes me preguntaron por mi nombre y yo dije Sani Mohamed Ladan. Pero ellos solamente pusieron Sani Mohamed en la ficha. Y esa ficha es la que utilicé y con la que yo he tenido que hacer mi tarjeta de residencia. Y entonces, claro, eso se queda ahí, y el Ladan no aparece. PARA LEER ENTREVISTA COMPLETA HACER CLICK AQUÍ. PUBLICADO POR JUAN VELASCO EN CORDÓPOLIS EL 30/12/2018.